jueves, 13 de noviembre de 2014

Las Arañas de Navidad

Hace mucho tiempo en un pequeño pueblo de la vieja Alemania, todas los habitantes preparaban sus hogares para el 24 de diciembre limpiando a fondo sus hogares con el fin de dejarlos relucientes para el día de Navidad. En una de aquellas casitas, vivía una familia y unas inquilinas muy peculiares: unas Arañitas. Aquel día, las Arañitas se vieron en peligro al ser casi arrasadas con su casa de telaraña por la limpieza, así que escaparon hacia una viga del techo para refugiarse.

Cuando todos se fueron a dormir y hubo silencio, las Arañitas se asomaron y observaron que en la sala había un enorme árbol con muchos adornos y de muchos colores. Muy curiosas y de prisa, bajaron a ver de más cerca y se pusieron a jugar sobre él. Mientras iban de acá para allá deslizándose sobre sus telarañas, el Árbol perdió su hermoso brillo ya que quedó cubierto por toda la telaraña de estas Arañitas.

Mas rato esa misma noche llegó Santa Claus, y al ver divertirse a la Arañitas saltando y jugando, rió a carcajadas. A pesar de eso, Santa Claus era consciente que no podía quedar las telarañas de ese modo, ya que si los niños de la casa veían el árbol en ese estado, se pondrían muy tristes. Entonces, Santa Claus preguntó a las Arañitas si querían quedarse en el Árbol para siempre. Unas dijeron que si, pero otras se fueron hacia su nido. 

leyenda las arañas de navidad
Las Arañas de Navidad
Por otro lado, aquellas Arañitas que se quedaron, recibieron un soplido de Santa Claus y se convirtieron en lindos y preciosos adornos de telarañas y listones.

Cuando llegó la Navidad, la familia admiró felizmente los hermosos adornos en formas de arañitas y claro, la telaraña que ponía muy hermoso al árbol de navidad.
 

 


     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)