miércoles, 1 de abril de 2015

El Conejo de Pascua [Leyenda de Semana Santa]

Cuenta la leyenda que tras la crucifixión de Jesús, sus seguidores y apóstoles lo rescataron bajándolo de la cruz y luego lo llevaron a una cueva secreta para enterrarlo; sin embargo, un Conejo se encontraba dentro de esta y al ver entrar a la multitud triste y llorando, se escondió.

Ellos acostaron y cobijaron a Jesús y se retiraron en silencio sin antes cerrar la entrada del sepulcro con una enorme piedra. El Conejo muy curioso, se acercó al cuerpo de Jesús y preguntándose quien era, lo observaba una y otra vez. Así pasó todo un día y toda una noche.

Aquella misma noche, el cuerpo de Jesús se levantó tranquilamente y mientras doblaba sus sábanas, un Ángel llegó para abrir la puerta de entrada. El Conejo muy sorprendido no podía creer lo que había visto, entonces comprendió que aquella persona era el Hijo de Dios.

Muy contento decidió avisar a todo el mundo sobre la resurección de Jesús para que no estén tristes, pero, ¿cómo hacerlo si los Conejos no hablan?.

semana santa el conejo de pascua
El Conejo de Pascua

Tras pensar un buen rato, al Conejito se le ocurrió pintar un huevo de colores para que transmita un mensaje de vida y alegría. Desde ese entonces, el Conejo sale cada Domingo de Pascua para dejar a todos Huevos de colores para recordarles la buena nueva sobre la resurrección de Jesús y la alegría para ser felices.

 

 


     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)