sábado, 23 de septiembre de 2017

La leyenda de Cantuña

Cuenta la leyenda, que en tiempos coloniales, un Indio de Quito (Ecuador) prometió construir el "Atrio de San Francisco", pero debido a la complejidad de la construcción, no tenía el tiempo suficiente para terminarla a tiempo, y si no cumplía su promesa, iría a la cárcel.

Desesperado por el poco tiempo que cada vez menos tenía, se hizo presente de la nada un Hombre vestido de rojo con una curiosa barba que de pronto, se acercó a él y dijo con un tono contento:

"No tengas miedo mi amigo. Soy Luzbel y vengo a ayudarte. Te prometo terminar aquella construcción antes del amanecer pero, quiero como paga tu alma."

El Indio ante la necesidad de ayuda, no lo pensó mucho, y viendo lo imposible que era terminar, decidió aceptar con la condición de que si falta una piedra, se cancelaba el trato.

La leyenda de Cantuña

Aceptado el trato, el misterioso Hombre invocó de pronto a miles de diablitos que salían de las oscuridades de la ciudad y se pusieron a construir a gran velocidad.

Cuando estaba por salir el sol, la Iglesia estaba ya casi lista, el Indio por miedo de perder ahora su alma, rezó a Dios pidiendo ayuda. Los diablitos ya por acabar, no encontraban una piedra que necesitaban para poner en el atrio y como ya había amanecido, se rompió el trato. De este modo, el Indio de Cantuña se salvó de perder su alma.
 

 


     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)