viernes, 18 de abril de 2014

La Siguanaba

Cuenta la leyenda, que hace mucho, un Hacendado de la sierra colombiana en plena medianoche, cabalgaba de retorno a su hogar pero de pronto, al cruzar el cementerio, sintió que alguien le hacia compañía.

Al voltearse, vio que era una preciosa mujer pero con unos dedos y uñas muy largas que solo tienen las brujas. El Caballo relinchó, y el Hombre espantado, cerro los ojos y aceleró el paso de su caballo dejando caer su sombrero de paja. Cabalgó y cabalgó sin parar hasta llegar a su Pueblo, y ya en su casa, estuvo sin fuerzas y con mucha fiebre. Se acostó como quien muriendo.

Al amanecer, sintió que la cabeza le picaba insoportablemente. Al fijarse bien tenia muchos piojos negros. Cuando fue visto por la Curandera del pueblo le dijo que lo había espantado la "Siguanaba". Luego le dijo, que a partir de ese día, lleve un pedazo de tela roja en su bolsillo izquierdo, y en su sombrero, una cruz de alfileres.


Luego le dijo que de seguro era soltero o amancebado*, ya que la "Siguanaba" sentía una gran atracción en especial por estas personas.

*Amancebado: Persona no casada por la iglesia.
 

 


     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)